fbpx

Degustación caja marinera

4.73 out of 5 based on 11 customer ratings
11 Reseñas

En stock

12 Unidades (500g)

3 croquetas de bacalao, 3 croquetas de mejillón tigre, 3 croquetas de chi...

12 Unidades (500g)

3 croquetas de bacalao, 3 croquetas de mejillón tigre, 3 croquetas de chipirón y 3 croquetas de carabineros.

Read more

10,95 IVA incluido

Cantidad:
INGREDIENTES croquetas de bacalao: leche entera de vaca, bacalao, harina de trigo, mantequilla, cebolla, vino blanco, pan rallado, perejil, ajo, sal, nuez moscada, pimienta blanca y aceite de oliva. INGREDIENTES croquetas ...

INGREDIENTES croquetas de bacalao: leche entera de vaca, bacalao, harina de trigo, mantequilla, cebolla, vino blanco, pan rallado, perejil, ajo, sal, nuez moscada, pimienta blanca y aceite de oliva.

INGREDIENTES croquetas mejillón tigre: leche entera de vaca, mejillones, harina de trigo, mantequilla, cebolla, pimiento rojo, pan rallado, vino blanco, aceite de oliva, nuez moscada, sal, pimentón picante, pimentón dulce y pimienta blanca.

INGREDIENTES croquetas chipirón: leche entera de vaca, chipirones, harina de trigo, mantequilla, pan rallado, cebolla, vino blanco, aceite de oliva, tinta de calamar, ajo, nuez moscada y sal.

INGREDIENTES croquetas de carabineros: leche entera de vaca, harina de trigo, carabineros, mantequilla, pan rallado, aceite de oliva, caldo de marisco, brandy, cebolla, sal, nuez moscada y pimentón.

El peso del pedido es de 500gr aproximadamente, entrando 12 unidades de ±40gr en cada cajita, 3 de cada sabor. Tener en cuenta que dada la elaboración artesanal y manual del producto, el peso puede oscilar.

Nuestro plazo de entrega a domicilio es de 24 a 72 horas (días laborales). Los envíos se realizan solo dentro de Madrid capital y alrededores (hasta 40km aprox). Otras distancias consulte disponibilidad, podría cobrarse suplemento. Pedido mínimo de 25€ y envío gratuito.

Sobre el bacalao de nuestras croquetas…

El bacalao es una de las especies que convive en los fríos mares del norte. Normalmente, el bacalao atlántico es algo más pequeño, pese a que algunos especímenes llegan a hasta los 100 kilogramos y hasta dos metros de largo. Suele alimentarse en estas aguas frías de otras especies más pequeñas, como pueden ser los arenques y las sardinas.

El bacalao sufre actualmente la pesca abusiva en el Atlántico norte, aunque hay datos que afirman que, desde el siglo XVI, ya había navíos europeos que faenaban en esas aguas. Y es que la relevancia social, monetaria y cultural de este pescado es evidente dados los múltiples conflictos vividos entre distintas potencias por el control de los caladeros. Estos enfrentamientos resultaron en la redacción del Derecho internacional marítimo, en el crecimiento de distintos asentamientos cercanos, así como la influencia en distintas obras literarias.

El bacalao como tal puede ser consumido tanto congelado como seco, aunque lo más común es la salazón y conservar el bacalao en seco. Este método ha permitido en anteriores siglos disponer de reservas en distintas zonas continentales europeas. Y es que ciertamente el bacalao es una buena reserva proteica, ya que el bacalao seco contiene un 62% de proteína. Gracias al bacalao en seco o en salazón, se pudieron realizar muchas de las expediciones marítimas españolas, pues permitían tener en los barcos productos de alto contenido proteico en buen estado de conservación.

Centrándonos en el uso del bacalao para la elaboración de croquetas, podemos afirmar que es consumido especialmente en Madrid, concretamente durante la Semana Santa, tiempo en el cual el pescado sustituye a la carne ante la prohibición religiosa de consumo animal durante esta periodo.

Los países que encabezan la lista de consumo de bacalao es España, Portugal y México, siendo en el país luso, uno de los productos más importantes, con el cual se elaboran distintas recetas. Si bien la península es de los mayores consumidores de bacalao, suele ser importado de países del norte como Noruega, Islandia y Rusia. Ahora bien, aunque Portugal nos supere procesando bacalao, si nos centramos en el consumo de croquetas de bacalao, seríamos nosotros, los españoles, el primer país en consumo, seguidos de los Países Bajos y Sicilia.

No se nos hace difícil entender el alto consumo del bacalao, y es que es muy fácil de combinar y que quede delicioso: en buñuelos de bacalao, tortilla de bacalao, bacalao al pil-pil, bacalo a la vizcaína y un largo etcétera.

Sobre los mejillones de nuestras croquetas…

Los mitílidos, llamados más comúnmente mejillones, son una familia de moluscos bivalvos. Esta especie filtradora suele hallarse anclado al sustrato gracias a su pie. El mejillón es un animal marino copioso en áreas marítimas bajas y medias de aguas templadas de ambos hemisferios del globo. Tienen un gran interés económico y culinario en nuestra cultura. De igual forma que los humanos recolectamos a este animal, esta especie marina es perseguida también por estrellas de mar y otros muchos animales gasterópodos predadores.

El mejillón está recubierto por dos valvas, las cuales están unidas por una “bisagra” y cumplen diversos fines: da sujeción a los tejidos internos y hace de escudo frente a los depredadores y la deshidratación entre otras. Ambas valvas se encuentran sujetas a su vez por un ligamento que permite el cierre de estas conchas cuando es necesario gracias a unos potentes músculos internos.

Podemos encontrarlo en la cultura gastronómica de muchos países, sobre todo cocidos, ya que este método permite que sus conchas se abran por la alta temperatura y  permite ver la carne del mejillón. Un plato de mejillones suele ser acompañado habitualmente por diversas salsas (vinagreta o mayonesa) y con vino, en Galicia por ejemplo los mejillones suelen acompañarse con un vino ribeiro o un albariño. En Asturias, se cocinan normalmente al vapor, al ajillo o a la marinera. Distintos ejemplos de platos famosos con este molusco son espaguetis con mejillones, mejillones a la marinera y mejillones cabreados entre muchos otros.

El mejillón es un alimento distribuido por distintas partes del mundo, habiendo zonas localizadas especializadas en el cultivo del mejillón. Un mejillón cocido suele tornar su color a naranja-amarillento. Se han encontrado evidencias que datan al mejillón como producto alimentario de los humanos desde hace miles de años.

Sobre los chipirones de nuestras croquetas…

De forma común llamamos “chipirón” a los calamares jóvenes, denominación con origen del latín “calamarius” que significa “tintero”, hecho que no nos sorprende ya que estos animales portan una espesa tinta negra que les ayuda a huir de sus depredadores tras oscurecer y enturbiar el agua.

El chipirón constituye una variedad única gracias a su versatilidad para casar con otros alimentos distintos en diversos y originales resultados gastronómicos. Si bien es cierto que los cefalópodos más pequeños son para mucha gente el producto más exquisito del mar, que vive en su temporada veraniega su mejor ocasión.

Poseen estos animales una concha interna que les otorga una sólida consistencia y unas aletas que les ayudan a nadar para desplazarse. En la parte superior de la cabeza tienen dos grandes ojos y una boca cubierta de mandíbulas. Además, dos de sus diez brazos son retráctiles, los cuales son denominados “tentáculos”.

Los calamares, aunque no pueden considerarse una especie peligrosa, si que pueden presentar comportamientos agresivos en según qué situación. Quizás si debemos tener cuidado por su peligrosidad frente a los humanos con los calamares gigantes, el cual no se usa nunca en alimentación dado el amoniaco que se encuentra dentro de su cuerpo que le sirve para poder realizar descensos de hasta 200 metros de profundidad.

El chipirón es considerado, y no sin razón, uno de los productos alimentarios más suaves, tiernos y versátiles. Además, a causa de la pesca desmesurada que se realiza sobre él desde hace ya años alrededor de la península, es una especie cada vez más escasa, pese a ser un animal capaz de reproducirse con gran velocidad.

Respecto a su sabor especial y único, puede que este provenga de su alimentación basada en pequeños crustáceos y peces. Si viene el chipirón alcanza hasta el medio metro de longitud, son los calamares más pequeños aquellos más distinguidos, pues su sabor más intenso los hace ser uno de los productos más buscados por los profesionales de la cocina.

Son muy versátiles en la cocina, ya sean rellenos, salteados, fritos o encebollados, este pequeño molusco no deja indiferente a ningún comensal. Aunque sin lugar a dudas, el plato más popular de este protagonizado por este pequeño animal son los chipirones en su tinta, presente en casi todas las mesas tradicionales.

Sobre los carabineros de nuestras croquetas…

Los carabineros son crustáceos de morfología muy parecida a los langostinos y las gambas, aunque bastante más grandes, pudiendo llegar a los 30 cm. Su caparazón posee un tono rojo oscuro y tiene la cabeza y el cuerpo largos y aplanados. Los carabineros suelen encontrarse en los fondos arenosos con lodo del talud continental a una profundidad de entre 500 y 2.000 metros.

Durante las temporadas reproductivas de esta especie, las hembras alcanzan a poner hasta un millón y medio de huevos. Al eclosionar éstos, salen unas larvas de aproximadamente medio milímetro que se desplazan por el agua gracias a sus apéndices. Según van creciendo estas larvas, dejan de formar parte del plácton marino y se trasladan hasta el sustrato blanco.

El cuerpo del carabinero, que es de mayores dimensiones, es la parte más exquisita y sabrosa, lo que le hace una parte del animal muy demandada para el guiso de distintas sopas y salsas, de un color cuanto menos llamativo. El carabinero es un producto muy frecuente en la cocina española, aunque es fácil confundirle con el langostino moruno, de calidad gastronómica parecida. Este producto es sobretodo delicioso cuando se hace a la plancha con sal.

La pesca de los carabineros se concentra sobre todo en el sur de la península ibérica, gestionándose de forma uniforme durante el año. Es precisamente la provincia de Cádiz la zona donde más abunda el carabinero. A causa de la explotación de la especie y sus deliciosas características gastronómicas, los carabineros se han transformado en el marisco mas costoso.

 

Read more

Información adicional

Peso 0.5 kg
Empaquetado

Cajita de papel kraft con separadores. Contiene 12 croquetas.

Peso/unidad

40gr aprox. cada croqueta.

Transporte

Transporte refrigerado al ser un producto fresco.

Modo de conserva

Duran 1 año en el congelador (-18ºC) y aguantan frescas hasta 4 días en el frigorífico (0º a 4ºC).

Información alergénica

GLUTEN, LECHE Y DERIVADOS. Puede contener trazas de : pescado, moluscos, crustáceos y soja. Si desea mas información sobre este producto puede solicitarla a través del correo info@predulsa.com

11 valoraciones en Degustación caja marinera

  1. Gema

    Sabor a mar fantástico!!

  2. Susana

  3. Maria del Carmen

    Todas estaban buenísmas, pero las de bacalao ¡deliciosas!

  4. Josefa Sequera

    Tienen un sabor intenso y auténtico

  5. Anónimo

  6. María Jesús Llorenzo Rivero

    Riquísimas

  7. LUIS ALFONSO GUTIERREZ TOCINO (propietario verificado)

  8. GEMA BURGOS BASTANTE (propietario verificado)

  9. PILAR REDONDO ALVAREZ (propietario verificado)

  10. Anónimo (propietario verificado)

  11. Susana (propietario verificado)

    las mejores las de mejillones y las de carabineros

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

-PORTES GRATIS -Pedido mínimo 25 € -Plazo de entrega a domicilio de 24 a 72 horas (días laborales). -Horario de Reparto: Lunes a Viernes de 9:00h a 18:00h Los envíos son gratuitos y se realizan dentro de Madrid capital y alrededores, un radio de hasta 40km aprox.. (Otras distancias consulte disponibilidad, podría cobrarse suplemento). El formato ecológico y sostenible de nuestros envíos… ¡Cajas de cartón kraft!
Added to cart
Carrito de la compra
Cerrar

No hay productos en el carrito.